domingo, 11 de enero de 2015

Pollo horneado a la sal paso a paso

"Refrany;
No es coneix una persona fins que no t'has menjat un quilo de sal amb ella"
No se conoce a una persona hasta que no has comido un kilo de sal con ella.

Un pollo que se come en casa desde hace mas de 50 años y otra de las especialidades de mi madre..."El pollastre a la sal", como dice mi prima Lola de Torís, nadie lo hacía como mi madre.
Se trata de una forma sana de cocinar el pollo,así que no os asuste el cocinarlo cubierto en sal, porque limpiando bien los restos que puedan quedar, el pollo no resulta salado.


En el horno, la sal forma una costra que hace que la carne del pollo resulte muy jugosa aunque se dore la piel incluso más que si lo cocinamos directamente en el horno. Soy muy aficionada a la cocción de aves, cerdo o pescado envueltos con una capa gruesa de sal,porque resulta siempre deliciosa. Una receta fácil, barata y simple con la que os aseguro que siempre quedaréis bien.
La única pega es que de éste pollo no podemos aprovechar la salsa, ya que la absorbe el propio pollo, así que tendremos que buscar otra opción como una guarnición de ensalada fresca, puré de patatas o una rica salsa all i oli casera.

Necesitaremos;
  1. Un pollo entero limpio
  2. El peso del pollo en sal marina
  3. Un limón
  4. Cuatro dientes de ajo
  5. Una ramita de romero
  6. Mantequilla ó aceite de oliva
Mi pollo pesa 2 k así que con una bolsa de sal marina gruesa tengo bastante porque pesa 2 k


Aunque los pollos ahora  vienen bastante limpios, tras asegurarnos que en su interior no lleva nada, eliminaremos las plumitas que hayan podido quedar. Recuerdo cuando mi madre soflamaba el pollo en la cocina de gas ¡que mal olía! ahora con la vitro, no podemos hacerlo, así que uso el flambeador.


Lavamos el pollo y lo secamos con papel absorvente de cocina


partimos el limón por la mitad, e introducimos el jugo en su interior y el limón sobrante. Lo mismo con la otra mitad


Pelamos cuatro dientes de ajo y los ponemos junto al limón


enjuagamos unas ramitas de romero y las pondremos en el interior del pollo


Para cerrarlo y procurar que mantenga su forma podemos hacerlo sujentándolo con unos palillos, o cosiendo con hilo de algodón, o hilo de cáñamo, también llamado de bramante


Untamos la piel con un poco de mantequilla o aceite de oliva. Este paso no es imprescindible, si queremos un pollo de dieta, o mas sano podemos evitar ponerle nada, con la grasa propia del pollo la piel se queda suficientemente dorada.
En la cazuela de horno, preparamos un lecho de sal y colocamos en el centro el pollo


Incorporamos el resto de la sal y añadimos un poco de agua


Con las manos presionamos la sal para que quede lo mas compacta posible


y al horno precalentado a 180º durante aproximadamente  hora media en el mío. Cada horno requiere unos tiempos


 controlad hasta que la sal sea una costra dura.


Aprovecho el calor del horno para asar unas manzanitas....que hay que ahorrar.http://calaixetdelaiaia.blogspot.com.es/2013/09/manzana-asada.html


Con un objeto duro como la maza de la carne o la mano del mortero, rompemos la capa de sal


Retiramos toda la sal y quitamos los hilos. En éste pinto de me dado cuenta de que he olvidado proteger las puntas de los muslos al meter el pollo al horno y se me han chamuscado. Para evitar que ésto ocurra os recomiendo recordar forrarlas con un poco de papel alumnio.


Y emplatamos


"a la taula i....

BON PROFIT!!!"
Si te gusta ésta entrada, puntúala con g+1, así mucha gente podrá disfrutar de esta receta.

2 comentarios: