martes, 28 de enero de 2014

Sollapas, tortas para "Gaspachos" paso a paso

“Gener, bodes de gats i marrameus pels terrats”
Enero, bodas de gatos y marramiaus por las terrazas

Las sollapas, son un pan ácimo, ingrediente principal de los gaspachos (así con "S"como se llaman en la tierra de mi marido, mi segunda tierra) serranos, plato contundente contra el frío,  típico de la Sierra de Albarracín, muy similar a los que se cocinan en La Mancha y Levante


Por mucho tiempo el pan ácimo fue el único que conocía la humanidad, es un pan  que se elabora sin levadura, y se cocinaba poniendo la masa sobre piedras o cenizas calientes como hacían antiguamente los pastores de la zona.
De tradición ancestral ya que fue el primer pan de la Humanidad, del que he leído que comió Jesucristo y los Apóstoles, en la última Cena.
En tierras aragonesas de tod@s es sabido la intensidad de su frío, y con las sollapas, se cocinaban unos gaspachos contundentes y calóricos para combatirlo.
Mi cuñado Manuel es un artista cocinando los gaspachos de pastor, que se hacen con patatas y que a mi pequeño le encantan. Otra manera de cocinarlos es con carne de caza, codornices, ó perdices, y liebre.Incluso en la ocasión que me ha sido posible, los he cocinada con matanza. Yo los suelo hacer con pollo y conejo y en temporada, con rebollones de los que mi marido, gran conocedor de la zona, suele traer en abundancia.
En la zona de Albacete, y en Sinarcas, he comido Gazpachos muy similares, quizás debido a la trashumancia, cuando los pastores compartían guisos y técnicas culinarias durante el camino en busca de pasto para el ganado.
Los pastores llevaban una piel de carnero para realizar sobre ella el amasado, posteriormente cocerla sobre las brasas. Recuerdo ver a la madre de una amiga cociendo las sollapas sobre las cenizas de "la llar" de su cocina, jamás he comido gaspachos mas buenos, y es que no hay nada como lo tradicional.


Estas sollapas son las mismas que hacían mi hijo y mi nuera cuando estuvieron llevando el horno del pueblo, y venían a comprar de toda la comarca.

En los supermercados podemos comprarlas envasadas y troceadas, ricas están desde luego, pero no cuesta tanto hacerlas caseras...el sabor para nada es el mismo, aunque si no queréis hacerlas en casa es la opción perfecta para cocinar unos gaspachos.

Nosotr@s nos tendremos que conformar con cocinarlas a la manera moderna, ya me gustaría poderlas cocinar con brasas....
Necesitaremos;

  1. 500 g de harina de trigo
  2. una cucharadita de sal
  3. Agua tibia ( alrededor de 125-130 ml)

Haremos un volcán con la harina y en  el centro echaremos una cucharadita de sal y el agua muy caliente.

Amasaremos a conciencia, teniendo en cuanta que cuanto mas amasada mejor nos saldrá.
Mientras, encender el horno a 250ºC

Separar la masa en cuatro partes y extenderlas con el rodillo haciendo una especie de pizza,


 redonda fina y grande, haciendo multitud de agujeritos en toda ella para que no hinche. Yo lo hago con un pincho de brocheta , pero con un tenedor por ejemplo, va bien. Ahora solo queda hornear por cada lado unos 15 minutos, en mi horno, los tiempos de horneado son relativos porque cada horno funciona de una forma.

Nos han de quedar mas o menos así. Yo las troceo en cuatro partes para guardarlas en lugar fresco y seco, ya que suelo hacerla mas de una.
 Así las tendremos listas para cocinar nuestros gaspachos o cualquier tipo de gazpacho .
Mañana...comeremos gaspachos de la sierra.

Si te gusta ésta receta, puntúala con g+1, así mucha gente podrá disfrutar de esta receta. Graciaaaaas....

2 comentarios:

  1. El horno que nombras, no sería el de Terriente? La única vez que las he probado se compraron ahí... deliciosas!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola anónimo. No, no es el de Terriente, aunque Pilar las hace buenas, para mi gusto son un pelín gruesas. Un abrazo y gracias por leerme.

      Eliminar